En nuestra sociedad vivimos inmersos en el desarrollo industrial y tecnológico, tanto que no podemos concebir nuestra forma de vida sin estos avances. La Revolución Industrial fue un momento de cambio sin precedentes desde la Revolución Neolítica. Muchas cosas cambiaron, para bien y para mal.

La humanidad se asombraba de los maravillosos inventos que permitía comunicarse en la distancia, que permitían iluminar la noche como nunca antes había sucedido. Los artistas se encontraban fascinados por estas nuevas musas de la modernidad que permitían estudiar el movimiento.

Joseph Mallord William Turner, 1844, Lluvia, vapor y velocidad.

En las exposiciones internacionales todo era posible y las más ingeniosas y sorprendentes construcciones eran posibles. La torre Eiffel fue un canto a la modernidad en la Exposición Internacional de París de 1889, pues mediante ascensores los asombrados asistentes podían elevarse casi hasta las nubes en apenas unos minutos. Un símbolo del progreso.

Vistas de la construcción y de los ascensores de la Torre Eiffel en 1889.

Pero si miramos a otro lado encontramos una realidad que cuestiona la noción de progreso. La sociedad feudal, estamental desapareció, ya no tenía sentido. Un nuevo orden social se impone, la sociedad capitalista dividida en clases. La sociedad de clases supuso en principio la equiparación de todos los individuos ante la ley. Pero esa igualdad legal no se correspondería con la división social, estructurada en torno a dos clases fundamentales: la burguesía, propietaria de los medios de producción (fábricas, maquinaria, tierras, etc.) y el proletariado (sin propiedades y por ello necesitado de vender su fuerza de trabajo a cambio de un salario).

Durante las primeras fases de la industrialización y hasta que la legislación social mejorase la situación, el proletariado estuvo sometido a una sobreexplotación que posibilitó a los patronos la acumulación de grandes fortunas.

La promulgación de normas protectoras relativas al trabajo infantil y femenino, la reducción de jornada laboral y la mejora de la salubridad en las fábricas, fueron consecuencia directa de la presión ejercida por el movimiento obrero.

Observa este texto referente a la situación de los obreros:

“En esta fábrica trabajan mil quinientas personas, y más de la mitad tienen menos de quince años. La mayoría de los niños están descalzos. El trabajo comienza a las cinco y media de la mañana y termina a las siete de las tarde, con altos de media hora para el desayuno y una hora para la comida. Los mecánicos tienen media hora para la merienda, pero no los niños ni los otros obreros (…).
Cuando estuve en Oxford Road, Manchester, observé la salida de los trabajadores cuando abandonaban la fábrica a las doce de la mañana. Los niños, en su casi totalidad, tenían aspecto enfermizo; eran pequeños, enclenques e iban descalzos. Muchos parecían no tener más de siete años. Los hombres en su mayoría de dieciséis a veinticuatro años, estaban casi tan pálidos y delgados como los niños. Las mujeres eran las de apariencia más saludable, aunque no vi ninguna de aspecto lozano (…). Aquí vi, o creí ver, una raza degenerada, seres humanos achaparrados, debilitados y depravados, hombres y mujeres que no llegarán a ancianos, niños que nunca serán adultos sanos. Era un espectáculo lúgubre (…)”

Charles Turner Thackrah. Los efectos de los oficios, trabajos y profesiones, y de las situaciones civiles y formas de vida, sobre la salud y la longevidad. 1832.

ACTIVIDADES.

Realiza una entrada en tu blog o un documento siguiendo estas pautas.

  1. Busca información sobre las Exposiciones Internacionales y por qué eran importantes.
  2. Busca una imagen relativa a la explotación infantil en el s. XIX.
  3. Señala la idea principal del texto. Puedes utilizar este comentario texto comentado
  4. Contrasta tus impresiones sobre estas dos imágenes según lo que has leído. Primero describe cada una de ellas y las impresiones que trasmiten. Luego señala los aspectos positivos y negativos de la industrialización.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s